¿Separación de bienes o bienes gananciales?

Las parejas fracasan. Es normal, y de hecho, es bastante común hoy en día que los matrimonios acaben en divorcio. Lo cierto es que no hace falta ser un genio para entender que en ocasiones el amor acaba, y de vez en cuando, cortar un matrimonio es mejor que sostenerlo eternamente al punto de acabar en la toxicidad.

 

No hay que hacerse tanto daño cuando la ley te ofrece millones de soluciones para acabar bien y reiniciar tu vida en otro camino. Y es que existen opciones desde separaciones de bienes a liquidaciones gananciales, y siempre hay una forma de poner fin a la vida que llevaban juntos. No fuerces algo que no sirve. ¿Quieres saber más de cómo salir de eso? Sigue leyendo.

Los bienes gananciales

Te has preguntado alguna vez: ¿los bienes gananciales, como se calculan? Es relativamente complicado, pero podrás manejarlo siempre y cuando cuentes con un abogado que te brinde ayuda y soporte en todo momento.

 

Los bienes gananciales llegan a nosotros para determinar ganancias, repartos y similares. Sin embargo, estas determinaciones no son iguales a la repartición de bienes. Lo principal aquí es que coexisten varios patrimonios que son distintos, y se contempla desempeñar el matrimonio bajo un patrimonio común. Cuando hay un divorcio se busca dividir las ganancias de forma equitativa.

Repartición de bienes

Cuando se contrae un matrimonio bajo el régimen de separación de bienes, todo lo que se haya tenido antes del matrimonio permanecerá como suyo. Los bienes que se obtienen durante el matrimonio, quedarán durante el divorcio a nombre de la persona que los haya comprando en su momento.

 

Es decir, cuando cada quien sigue con su vida, tendrá en su posesión todo lo que haya comprado y esté a su nombre, y también el dinero que haya ganado durante y antes del matrimonio.

 

En este tipo de regímenes también puede haber bienes comunes, es decir, un bien que esté a nombre de ambos cónyuges. En el caso de atravesar un divorcio, este pasará a determinar si pertenece a un sólo individuo o si será repartido equitativamente entre los individuos.

¿Qué pasa si no determinas el régimen antes de la boda?

Si no determinas bajo cuál modalidad llevarás tu matrimonio, automáticamente se define que este estará contemplado bajo el régimen ganancial. Si te encuentras atravesando un divorcio que involucra los bienes gananciales, contacta un buen abogado especializado en matrimonios para que puedas salir del asunto lo mejor que sea posible.