Las férulas dentales como se hacen en el laboratorio dental

Estas férulas dentales diseñadas para corregir y evitar problemas en la dentadura son una solución bastante efectiva, ya que esto es sin duda una de las mejores opciones para casos de bruxismo en todas las etapas. A continuación, te contaremos más acerca de cómo se elaboran en un laboratorio dental.

¿Como se realiza una férula dental? Descúbrelo

Estas férulas dentales se realizan tomando las medidas correctas de la arcada superior e inferior de nuestra dentadura y es confeccionada en un laboratorio dental por expertos en la materia. Estas férulas están hechas de un material plástico duro y transparente que se colocan en la dentadura con el fin de evitar que estos sufran algún daño con el contacto entre sí.

Estas férulas sirven para la relajación de los músculos y la colocación de la articulación mandibular en su posición normal, evitando futuros problemas en nuestra dentadura.

¿Qué pasa si dejo de usar mi férula durante unos días?

Si en ocasiones olvidamos usar nuestra férula de descarga durante unos días, se puede producir dolor o molestia al intentar volver a colocarlo.

Si este dolor perdura varios días, hay que acudir al dentista para que este reajuste nuestra férula de forma correcta, y si a pasado demasiado tiempo sin usar la férula posiblemente se haya desajustado del todo y debe confeccionar una nueva, esto sucede porque los dientes están en continuo movimiento y más durante la noche.

¿Cada cuánto tiempo debo usar mi férula dental?

Debemos tener presente que estas férulas duran bastante tiempo, pero no tanto como la ortodoncia convencional, igual aconsejamos realizar las revisiones anuales a la férula de descarga, de manera que el odontólogo pueda comprobar su buena adaptación.

Cuidado de nuestra férula dental

Es importante que la férula dental se mantenga en buen estado siguiendo una correcta higiene oral, después de usar es recomendable lavar con el cepillo de dientes convencional, agua del grifo y jabón neutro, nunca con pasta de dientes.

De vez en cuando es recomendable introducirla en una solución de agua y vinagre o en pastillas preparadas para higiene de prótesis dentales. Si no se mantiene la higiene de la férula, esta pueda comenzar a oler mal y causar un mal sabor de boca.