Hormigón Pulido o microcemento, dos soluciones distintas para pavimentos

Hormigón Pulido o microcemento

El Hormigón Pulido (cemento pulido) y microcemento tienen ciertas similitudes, debe saber que entre los dos hay diferencias que obviamente influyen en la hora de elegir un tipo de revestimiento o de otro para su hogar. Y es que la elección va más allá de la cuestión puramente estética, que también tiene mucho que ver con cuál de los dos es más apropiado para su hogar, como los cambios de temperatura pueden influir, por ejemplo, el hermoso sí mismo.

Es frecuente que se confundan cemento pulido y microcemento. Sin embargo, por los resultados obtenidos y sus aplicaciones tienen poco que ver. El primero es antes que nada un material de agarre. El segundo es un material de decoración con sus propiedades que le dan una gran flexibilidad en el uso.

 

El Cemento como componente

El cemento es un aglomerante que reacciona al agua, de aspecto uniforme y que endurece al secar.  El cemento pulido no es un pavimento continuo, es un pavimento de hormigón terminado con una capa de cemento que puede aditivar con endurecedores y pigmentos. Se realiza con cemento tradicional, razón por la que con el tiempo acaba agrietándose. El resultado es un pavimento con gran resistencia a la compresión y débil a la tracción, motivo por el cual son necesarias juntas de retracción en superficies no superiores a los 20m². Esto es, cada 4,5 metros se hace necesaria una junta de dilatación, lo que hace que no podamos hablar, por lo tanto, de un pavimento continuo.

Lo primero diferenciar entre, cemento, mortero de cemento, y hormigón. El cemento es un componente tanto del mortero como del hormigón que actúa de conglomerante. El mortero se obtiene al mezclar arena y agua con cemento y el hormigón es un mortero de cemento al que se añade grava.

Si bien todos son soluciones para crear pavimentos, en el caso del microcemento es continuo y en el caso del cemento pulido, hormigón impreso u hormigón fratasado es discontinuos (necesitando juntas de dilatación).
Se distinguen también por tener diferentes espesores y por incrementar o no significativamente el peso del pavimento. Mientras las soluciones con hormigón son superficies en sí mismas, el microcemento y el mortero son revestimientos.  

 

El hormigón pulido consisten en una losa de hormigón armado que se le aplica un tratamiento superficial para conseguir el revestimiento final.

El Hormigón pulido (o cemento pulido) consiste en aplicar un tratamiento superficial para conseguir el acabado final pero sobre el hormigón totalmente curado. Consiste en un proceso mecánico de devastado y pulido mediante el cual se lija la superficie con pulidora con cabezas de diamante, dejando a la vista la sección de los áridos que componen el hormigón, el aspecto final es similar a un terrazo.

El cemento pulido no es recomendable aplicarlo en una Reforma con Elegancia de las viviendas debido a la existencia de tabiques, a la sobrecarga en la estructura y a las dificultades que produce el uso de la maquinaria requerida, entre otras razones. En esta web puedes leer más acerca de las características de estas dos soluciones distintas para pavimentos.

 

Microcemento

Mientras que el microcemento se recomienda para reformas, es un revestimiento que se aplica tanto en paredes como en suelos, tiene un espesor aproximado de entre 2 y 3 mm, no necesita juntas y no fisura. Se adhiere muy bien a cualquier material, se aplica mediante llana de acero o de goma. Creado a base de cementos, arena, resinas y pigmentos naturales, este material mineral de gran resistencia se aplica en dos finas capas de un grosor total de dos milímetros. Flexible de trabajar e impermeable, sus propiedades de agarre son muy fuertes, permitiendo múltiples aplicaciones.
Las numerosas combinaciones de colores y efectos hacen del microcemento Topciment un producto capaz de expresar todos los anhelos decorativos.