Qué son los pisos embargados y por qué son una buena inversión

Hace varios años atrás, se inició una crisis financiera a nivel mundial, pero en el caso de España, se mantiene vigente varios años después; esta situación ha tenido como consecuencia, entre otras, que cada vez sean más los inmuebles que le son embargados a sus propietarios, bien sea por el banco o como parte de un proceso judicial o administrativo.

El asunto es que una vez que el inmueble se convierte en un piso embargado, resulta necesario venderlos para cubrir los compromisos financieros que sus antiguos propietarios no pudieron cumplir (pagos de hipotecas, créditos, préstamos, entre otros). Pero el problema, para quienes deben encargarse de la venta, es que no pueden vender estos inmuebles al precio que debería tener en el mercado, sino al contrario, deben venderlos a precios bajos por una serie de inconvenientes.

Comprar a la baja y vender a la alza

Un principio fundamental de la economía es que se debe intentar comprar a la baja para luego vender a la alza, y en este momento esa afirmación es totalmente válida con respecto a la compra de pisos embargados; como ya se mencionó, estos inmuebles deben venderse a precios realmente bajos (dependiendo de diversos factores), y en el momento que el mercado inmobiliario se estabilice, se podrá vender el inmueble a un precio mucho más alto del que se compró.

Buscar la mejor opción

Eso sí, no por ser un buen negocio se debe apresurar a comprar el primer piso embargado que se consiga, sino que se debe buscar la mejor opción que se adapte tanto al presupuesto disponible, como a las características que se requieran, y luego es cuestión de animarse y realizar una de las mejores inversiones posibles.